Si hubo alguien a quien el rock deseó tener entre sus filas ese fue Vangelis. Su nombre, quizá, sea desconocido si se le compara contra las grandes catedrales del género, pero pocos saben que este griego rechazó ser el tecladista de Yes. Nunca le interesó formar parte del jet set. Lo suyo siempre fue la música instrumental: llevar las atmósferas planetarias a notas musicales. Quizá por ello sea el autor de la banda sonora de la que, para muchos, sea la mejor película de ciencia ficción de la historia: Blade Runner (1982).La muerte de Vangelis a los 79 años ha conmocionado al mundo del entretenimiento. Su pérdida implica el fin de una obra tan compleja como accesible. Pocos músicos de talla tan grande llegan a ser tan populares como él.

Junto con Giorgio Moroder, Jean-Michel Jarre y Kraftwerk, Vangelis habita en el Olimpo de los pioneros de la música electrónica. Sus experimentos con los sintetizadores Moog dieron pie a que mucha gente probara con nuevos sonidos espaciales y psicodélicos. El genio de Vangelis también vive en Pink Floyd, King Crimson, Yes, David Bowie, Depeche Mode, Massive Attack y un sinfín de artistas que no se conformaron con el éxito pop.

Escuchas

El Rocanrosaurio

El santuario del Rock