Tal y como informa Ultimate Classic Rock, el legendario guitarrista Carlos Santana sufrió, la noche del pasado 5 de julio, un desmayo en pleno concierto mientras actuaba en el Pine Knob Music Theatre de Michigan.A raíz de esto, los representantes del artista han emitido el siguiente comunicado:

La leyenda del rock Carlos Santana sufrió una insolación y deshidratación durante un concierto el martes (5 de julio) por la noche en Michigan. El guitarrista fue sacado de su espectáculo en el Pine Knob Music Theatre (antes DTE Energy Music Theatre), un anfiteatro al aire libre en Clarkston, a unas 40 millas al noroeste de Detroit, Michigan. Carlos fue trasladado al servicio de urgencias de McLaren Clarkston para su observación y se encuentra bien, según anunció esta noche el representante de Santana, Michael Vrionis.»

El artista, de 74 años, llevaba 55 minutos de concierto cuando fue a presentar “Joy”, tema nuevo de su disco ‘Blessings and Miracles’ (2021). Después de describir la canción como “música que es medicina mística para curar un mundo infectado de miedo”, la banda se lanzó a la carga. Entonces, el guitarrista se dirigió a una tarima, se sentó y pareció desmayarse.El show fue detenido al instante mientras los médicos atendían a Santana. Poco después, se corrió un telón para que el público no pudiera ver lo que estaba ocurriendo.Tras varios minutos, el director de la gira, Paul «Skip» Rickert, subió al escenario y se dirigió al público.

Señoras y señores como pueden ver ha habido una grave emergencia médica. Compartamos nuestras oraciones. Lo necesitamos ahora mismo. Por favor, envíen su luz y su amor a este hombre».Tras pasar 20 minutos desde el desmayo, Santana fue transportado en una camilla fuera del escenario. El músico estaba consciente y fue llevado al hospital.Lo cierto es que las temperaturas en la localidad eran excesivamente altas y el guitarrista no fue el único al que tuvieron que atender los equipos médicos, ya que muchos fans sufrieron, también, desmayos por el calor.

Escuchas

El Rocanrosaurio

El santuario del Rock